Socorristas formados por Federaciones deportivas

¿Qué se necesita para ser un buen socorrista?
03/11/2016
Ejercicios para enseñar a nadar a los niños
05/29/2016

En post anteriores hemos hablado de los requisitos legales de la formación homologada de los Socorristas y expertos en Salvamento y Socorrismo Acuático

Otro punto conflictivo y que también genera debate e interpretaciones muy diversas es el ejercicio profesional de las titulaciones que vienen del deporte. En este tema, aún mejor que nuestra propia opinión, es conveniente aportar un extracto del libro de Ignacio Jiménez Soto, titulado El ejercicio profesional de las titulaciones del deporte (Barcelona, Editorial Bosch, 2001), que, como podrá comprobarse, no tiene desperdicio y apunta algunos errores alarmantes que se están cometiendo en las federaciones de salvamento y socorrismo y que se deberían solucionar:

¿Los Socorristas de Granada son deportistas o una profesión Sanitaria?

“También es llamativa la peculiaridad de unas titulaciones deportivas como son las de Salvamento y Socorrismo, cuya actividad también se produce mayormente al margen del ámbito deportivo y con un marcado carácter profesional. Así se consagra, por ejemplo, en el Decreto 23/1999, de 23 de febrero, por el que se aprueba en Andalucía el Reglamento Sanitario de las Piscinas de uso colectivo: éste establece en el artículo 25.1 del capítulo III, dedicado al Personal, Vigilancia y Usuarios, que

 ‘’toda piscina deberá contar con un servicio de socorristas acuáticos con titulación válida para el desarrollo de actividades de salvamento y socorrismo acuático expedido por organismo competente o entidad privada cualificada’’. sococorristas-2016

Entre los organismos competentes se cita frecuentemente a la Federación de Salvamento y Socorrismo, junto a entidades tales como Cruz Roja.

Por lo que a este estudio interesa, debe destacarse el papel desempeñado por la Federación arriba mencionada, pues de hecho se da con frecuencia el caso de que, a la hora de la contratación de los socorristas, se les exija estar en posesión de la correspondiente licencia deportiva en vigor.

Y puede producirse la situación de que exista una actuación federativa de carácter disciplinario que prive de su licencia a un titulado, impidiéndosele de este modo ejercer su profesión –la mayoría de las veces con contrato de trabajador fijo discontinuo- a través de una acción disciplinaria de carácter estrictamente deportivo que alcanza un ámbito totalmente ajeno como es el laboral.

Por otro lado, no deja de ser alarmante que un tema como el derecho a la protección de la salud, regulado por la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, no goce de mayor regulación administrativa.

 En cualquier caso, y aunque sean temas en los que no puede detenerse un estudio como el que nos ocupa, esto no obsta a que desde estas líneas se llame la atención sobre este tipo de situaciones, por el que una titulación deportiva permite un ámbito profesional distinto a su actividad, pudiendo conducir en ocasiones a actuaciones federativas que bien podríamos tildar de inconstitucionales, al impedir el derecho al trabajo consagrado por el artículo 35 de la Constitución”.